Esta capilla rodante es un oasis espiritual para los habitantes de la calle [VIDEO]

Por Walter Sánchez Silva

El P. Escobar en la Tienda del Encuentro en Medellín. Foto: Alejandro Arango

REDACCIÓN CENTRAL, 08 Dic. 18 / 04:37 pm (ACI Prensa).- Juan Felipe Escobar es un sacerdote colombiano que desde el año 2005 sirve a los habitantes de calle de Medellín. Su silenciosa labor solidaria llega ahora a más gente con la llamada “Tienda del Encuentro”, una capilla rodante que funciona desde hace poco más de un año.

Desde hace unos meses el P. Escobar es párroco de la parroquia Beato Federico Ozanam en el barrio Enciso. Todos los martes sale con su capilla rodante al centro de Medellín para anunciar el Evangelio a vendedores ambulantes, drogadictos, prostitutas, indigentes e indígenas desplazados.

“La idea surgió porque empecé a intercambiar armas blancas con ellos a cambio de comida o ropa. Algunos voluntarios me dijeron que era muy riesgoso hacer eso así y entonces comencé a buscar un vehículo para hacer el intercambio. Surgió entonces la idea de hacer una capilla, pero eso era muy costoso”, relató el sacerdote a ACI Prensa.

En 2012 desistió de la idea, pero en 2016 “una voluntaria me dijo que tenía un sobrino arquitecto. Él y su socio me ayudaron a sacar adelante el proyecto”, explicó el P. Escobar.

El sacerdote cuenta con la ayuda de unos 30 voluntarios, entre fieles de distintas parroquias y seminaristas, con quienes reparte dos mil panes y chocolate a unas 500 personas cada semana.

“Llegamos a la gente con el canto y la música, se expone el Santísimo, se lee el Evangelio del siguiente domingo y se hace una reflexión breve. Después un canto, unas letanías al Santísimo y doy la bendición con la Eucaristía”, precisó.

Tras este momento espiritual “se hace el reparto del chocolate y el pan”. “Nuestro fin es espiritual, que es el encuentro con Jesús. Escucharlos, llamarlos por su nombre, abrazarlos, decirles que salgan de la calle, que busquen centros de rehabilitación, consejería”, dijo el presbítero a ACI Prensa.

El P. Escobar, que también fue formador en el Seminario Mayor de Medellín entre 2010 y 2018, dijo que al final de cuentas “los voluntarios que van y yo somos evangelizados por la gente de la calle, ellos nos evangelizan a nosotros. Ellos oran también cuando toman el micrófono, rezan con lo que tienen en lo profundo del corazón”.

La Tienda del Encuentro acude a cinco sectores de la ciudad: Miquitao parte alta y baja, la zona conocida como la 40, la estación del Metro Prado Centro y la avenida León de Greiff. En este último lugar campea el crimen y el sacerdote ofrece comida o ropa a cambio de que le entreguen armas blancas.

El P. Escobar dijo que la “Tienda del Encuentro” está en consonancia “con lo del Papa Francisco de una Iglesia en salida, de ir a buscar a la gente. Entonces tenemos esta capilla con ruedas”.

La gente de la calle “es muy creyente en Dios. A pesar del sufrimiento casi todos creen en Dios. Nos dicen ‘que Dios les pague’, ‘que Dios los bendiga’. Vemos que el amor de Dios se hace presente”, afirmó.

Los habitantes de la calle a quienes sirve, concluyó, también “le ponen sabor a la reflexión. No nos fijamos en el credo. No se excluye a nadie cuando ayudamos”.

Premio en la Bienal de Arquitectura y urbanismo

La capilla móvil es un proyecto de los arquitectos Tomás Vega Trujillo y Camilo Ramírez Gallego, quienes contaron con la colaboración de la empresa Obras y Montajes.

Según informa el sitio web de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín, el proyecto de la facultad de Arquitectura obtuvo el primer lugar en la categoría de arquitectura efímera y de interiores en la Bienal colombiana de Arquitectura y Urbanismo.

Con este proyecto, dijo Camilo Ramírez, se cambia “la ecuación y no se espera a que las personas lleguen, sino que es la Iglesia la que llega a las personas. Básicamente ese es el propósito del proyecto”.

Al entregar el diseño “empieza un proceso muy interesante en el que hicimos parte de toda la gestión, y nos interesó mucho desde el principio involucrarnos. Entramos nosotros a entender que la relación con el padre no era únicamente como de cliente-arquitectos, sino que nos vinculamos para llevar el proyecto a la realidad”, dijo por su parte Tomás Vega.

Etiquetas: solidaridad, Colombia, Tienda del Encuentro, Juan Felipe Escobar, habitantes de la calle