16 de diciembre de 2019 8:24 pm

Envían carta abierta a Arzobispo de Lima por declaraciones sobre caso Paola Ugaz

Catedral de Lima. Crédito: Wikipedia / dominio público

El ciudadano Carlos Alberto Gómez de la Torre Pretell envió al Arzobispo de Lima, Mons. Carlos Castillo, una carta abierta para pedirle una cita y explicarle el caso de la periodista Paola Ugaz, a quien denunció por difamación y que fue defendida por el Prelado en un programa de radio local.

“Yo estoy muy preocupado por algunos cristianos que creen que en vez de esclarecerse las verdades que suceden, los problemas, inclusive que la propia Iglesia tiene, recurren a querer tapar la verdad, ¿no? Entonces se organizan. Sé que a una periodista de gran importancia, Paola Ugaz, la están persiguiendo en este momento”, dijo el Arzobispo el sábado 14 de diciembre en una entrevista con Fernando Carvallo de RPP.

“Creo que si esos cristianos creen realmente en el Señor Jesucristo, tienen que renunciar a eso”, agregó el Prelado.

Si bien no mencionó su nombre, Gómez de la Torre Pretell dirigió una carta a Mons. Castillo por ser el ciudadano que ha demandado por difamación a Paola Ugaz por el documental The Sodalitium Scandal (El Escándalo Sodalicio) de la cadena árabe Al Jazeera, del cual en octubre de 2018 la periodista dijo ser la productora.

El reportaje acusa al Arzobispo de Piura, Mons. José Antonio Eguren, y a otras personas vinculadas al Sodalicio, como Gómez de la Torre, de tráfico de tierras en Piura y de tener vínculos con el crimen organizado.

El 16 de octubre de 2018, Ugaz dijo a Glatzer Tuesta de IDL Radio que “yo fui productora del documental ‘The Sodalitium Scandal’ que hizo Al Jazeera pero en el que participan más de quince personas. Es un documental que fue, digamos en que yo era la productora, pero el reportero era el célebre periodista de investigación, Daniel Yovera”.

El 24 de enero de este año, hablando como testigo en el juicio por difamación contra el periodista Pedro Salinas, Ugaz negó haber participado en el documental.

Ugaz es coautora con Salinas del libro “Mitad Monjes, Mitad Soldados”, publicado en 2015 y que da cuenta de los abusos sexuales, físicos y de poder cometidos por el fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari, y otros miembros de esta institución.

Mons. Castillo también dijo en RPP que “si creemos que por medio del truco, el poder, las relaciones económicas o las relaciones sociales o las influencias, podemos esconder lo terrible que es lo que hacemos, entonces nosotros no somos verdaderos cristianos y no damos testimonio de servicio, que es lo que vino Jesús a hacer”.

El Arzobispo de Lima indicó luego que quien está demandando a Ugaz es “una persona afín a esos grupos que yo creo están equivocados, están haciendo un problema demasiado grande, están demorando demasiado como para poder justamente enfrentar y solucionar una cosa que es gravísima que es el antecedente de la destrucción de personas en nuestro país, de nuestra clase media y alta, a la cual la han dañado psíquica y humanamente. No es posible. Eso tiene que cambiar y no se puede encadenar la palabra”.

La respuesta de Gómez de la Torre

En su carta abierta del 15 de diciembre Gómez de la Torre dijo que “es cierto que soy cristiano, para ser más exacto católico, pero es falso que a la Sra. Ugaz la estén querellando unos cristianos afines a grupos dedicados a la destrucción de las personas. Esa querella la he interpuesto yo, a título individual”.

Indicó que el juicio es “porque la mencionada periodista produjo un reportaje en el que se me difama a mí, personalmente. Ese reportaje se mantiene en la red y las personas a las que usted defiende (que no son cristianos) siguen incentivando su visualización desde hace más de tres años”.

“Resulta paradójico que a usted le preocupe tanto la destrucción de las personas y no repare en lo absoluto que mi vida y la de mi familia ha sido completamente destruida por el mencionado reportaje”, escribió a Mons. Castillo.

Además, “lo que usted califica temerariamente como una persecución o, lo que es peor, como una forma de tapar la verdad, en realidad es lo único que tengo para poder resarcir en algo el grave daño que me hecho la Sra. Ugaz, a la que usted defiende en los medios de comunicación”, continuó el padre de familia.

“La Sra. Ugaz, en su afán por crear una nueva historia con el Sodalicio de Vida Cristiana (SVC), no ha tenido el menor reparo en dañar mi imagen, sin tener en cuenta que no soy sodálite y que, si bien la Asociación Civil San Juan Bautista (ACSJB) está relacionada con el SVC, eso no significa que yo sea un simple títere a través del cual esta institución estaría actuando”, dijo el demandante.

Gómez de la Torre explicó en su carta abierta que “en el año 2012 ocupé el cargo de apoderado de la ACSJB, comprando en el mes de enero la posesión de aproximadamente 300 hectáreas a 15 posesionarios con un compromiso futuro de venta. En febrero de 2012, cuando la ACSJB empezó los trabajos de topografía para cercar los terrenos adquiridos, comenzaron a aparecer distintas personas que alegaron derechos de posesión sobre las mismas tierras, procediendo a denunciarme por el delito de usurpación, falsificación de documentos y asociación ilícita para delinquir”.

“En la misma época, un grupo autodenominado de Construcción Civil invadió 87 hectáreas de las tierras adquiridas, alegando contar también con derechos posesorios otorgados por la Comunidad Campesina de Castilla y que, en todo caso, se les tenía que pagar si las queríamos de vuelta”, continuó.

“Como representante de la ACSJB tuve que tomar la decisión de recomprar esas hectáreas por lo oneroso y largo que habría sido seguir un proceso civil de desalojo con la consiguiente paralización de los proyectos previstos. Manteniéndose en posesión de estas tierras, ellos pidieron además el pago de un servicio de vigilancia para que no sean nuevamente invadidas, a lo que accedí hasta conseguir instalar un sistema propio de protección para poder defenderlas”, escribió el demandante.

“En septiembre de 2014 todas las denuncias que se interpusieron en mi contra se archivaron, en la medida que nunca intervine en actos de usurpación o falsificación de documentos y, mucho menos, conformé una organización criminal”, precisó Gómez de la Torre.

En el caso del autodenominado sindicato de construcción civil, “un equipo especial de la Policía de Lima determinó que se trataba de una organización criminal (a la que denominó La Gran Cruz), deteniéndose a sus miembros. La fiscalía a cargo de la investigación me citó a declarar en calidad de testigo. Nunca me imputó ser miembro o financista de la referida organización”.

En diciembre de 2016, cuatro años después, “utilizando a cuatro testigos y sin hacer el menor caso a los descargos documentados que se le hizo llegar notarialmente al periodista a cargo de la investigación, Daniel Yovera, se elaboró y se difundió mundialmente el reportaje The Sodalitium Scandal producido por la Sra. Paola Ugaz. La Sra. Ugaz se atribuyó públicamente ser la productora (entrevista en IDL Reporteros de fecha 16 de octubre de 2018). Ahora sin embargo lo niega para evitar asumir su responsabilidad por la falsedad del reportaje. El daño que ese reportaje me ha producido es indescriptible”.

Sobre los testigos presentados en el reportaje, Gómez de la Torre explica que Carmen Rosa Campodónico Días, por ejemplo, ha sido “condenada de manera definitiva por el Poder Judicial de Lima”, y que otro, Samuel Alberca Reyes, fue “condenado en primera instancia, está a la espera del pronunciamiento de la Corte Suprema”.

Un tercer testigo, Pedro Coveñas Chávez se ha retractado judicialmente de todo lo que ha dicho en el reportaje. Y el cuarto testigo (Pedro Zapata Monteza) debe afrontar un nuevo juicio por difamación conforme a la decisión de dos jueces superiores, con el voto en discordia de un tercero que sostuvo que debía ser condenado directamente”.

“Con las decisiones judiciales mencionadas he enviado cartas notariales a la Sra. Ugaz y al Sr. Yovera para que rectifiquen o hagan la gestión ante la cadena Al Jazeera para que se retire el reportaje o se tenga en cuenta que sus fuentes mintieron. La Sra. Ugaz nunca me ha respondido. El Sr. Yovera lo que ha hecho, más bien, es difundir aún más en sus redes sociales el reportaje, esta vez con pleno conocimiento de que los testigos me habían difamado con afirmaciones falsas”.

Gómez de la Torre también dijo en su carta abierta a Mons. Castillo que “usted se ha interesado por este asunto, ha tomado una posición al respecto y se ha pronunciado –quiero pensar que por desinformación– en mi contra”.

“Le pido, por medio de esta carta abierta, que me conceda una cita en el más breve plazo para darla conocer con detalle los motivos y pruebas que sustentan la querella que he interpuesto contra la Sra. Ugaz. Estoy seguro de que viendo los documentos que evidencian la falsedad de todo lo que se ha dicho sobre mí en el reportaje de Al Jazeera, usted tendrá una idea más informada sobre el caso”, expresó.

“A la espera de su respuesta quedo a disposición para absolverle las dudas que pudiese tener. Si no me concede la entrevista, entenderé que usted ha tomado ya una posición de parte, lo que me sorprendería mucho, sobre todo si usted se encarga de dar testimonio de la palabra de Cristo, a quien lo condenaron sin pruebas y con puras versiones de parte”, concluyó su carta Carlos Alberto Gómez de la Torre Pretell.

Etiquetas: Sodalicio de Vida Cristiana, Pedro Salinas, Arzobispo de Lima, Mons. Carlos Castillo, difamación, Paola Ugaz