5 de junio de 2019 3:25 pm

El Papa recuerda preciosa labor del Cardenal Sgreccia en defensa de la vida humana

Cardenal Elio Sgreccia. Crédito: Flickr Medici con l'Africa Cuamm (CC BY-SA 2.0)

En su mensaje de pésame, el Papa Francisco recordó la “preciosa y celosa labor” del Cardenal Elio Sgreccia en defensa del valor fundamental de la vida humana. El Purpurado italiano falleció este miércoles 5 de junio,

“Recuerdo con agrado su generoso servicio a la Iglesia, especialmente la preciosa y celosa labor en defensa del valor fundamental de la vida humana, mediante una acción esencial de estudio, formación y evangelización”, dijo el Papa en un telegrama enviado a la profesora Palma Sgreccia, sobrina del Cardenal.

“Al enterarme de la noticia de la partida de su tío, el querido Cardenal Elio Sgreccia, quiero expresarle mis sentimientos de pesar a usted, a los demás familiares y a quienes estimaban al Purpurado”, escribió el Papa Francisco.

“Elevo fervorosas oraciones de sufragio para que el Señor, con la Virgen María, acoja a este celoso servidor del Evangelio en la alegría y la paz eterna, y envío mi bendición apostólica a cuantos comparten el dolor por su fallecimiento”, concluyó el Santo Padre.

El Cardenal Elio Sgreccia, Presidente Emérito de la Pontificia Academia para la Vida y una eminencia en bioética, falleció este miércoles 5 de junio a los 90 años de edad en Roma.

Nació el 6 de junio de 1928 en la localidad italiana de Nidastore di Arcevia, por lo que mañana habría cumplido 91 años. Su familia, de origen humilde, estaba formada por agricultores de vida sencilla y devota.

El Cardenal Sgreccia era el menor de seis hermanos. Fue ordenado sacerdote el 29 de junio de 1952.

En noviembre de 1973 le solicitaron que se encargue del servicio pastoral de profesores y alumnos de la Facultad de Medicina y Cirugía de la sede romana de la Universidad Católica del Sacro Cuore.

En 1983 la Universidad le pidió dar clases sobre cuestiones éticas en medicina. Desde 1985 fue director del Centro de Bioética y, a partir de 1992, fue director del Instituto de Bioética creado en la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Católica del Sacro Cuore en Roma.

Se convirtió en uno de los más grandes expertos de bioética en la Iglesia y el mundo, razón por la cual la Secretaría de Estado del Vaticano lo envió a colaborar con varios organismos europeos en este tema. Fue observador de la Santa Sede en el Comité ético del Consejo de Europa. Entre 1990 y 2006 también fue miembro del Comité Nacional Italiano para la Bioética.

Es autor de una gran cantidad de libros, entre los cuales destaca el “Manual de bioética” para médicos y biólogos. El texto ha sido traducido al español, francés, portugués, inglés, ruso, rumano, búlgaro, ucraniano, árabe y coreano.

El 6 de enero de 1993 el Papa San Juan Pablo II lo ordenó obispo. Un año antes había asumido el cargo de secretario del Pontificio Consejo para la Familia, función que desempeñó hasta 1996.

El 1 de junio de 1994 fue designado vicepresidente de la Pontificia Academia para la Vida, organismo del que luego fue nombrado presidente el 3 de enero de 2005. Este cargo lo desempeñó hasta junio de 2008.

En el consistorio del 20 de noviembre de 2010, el Papa Benedicto XVI lo creó cardenal.

Etiquetas: Bioética, Papa Francisco, Defensa de la vida, Cardenal Elio Sgreccia