10 de octubre de 2021 8:45 am

El Papa Francisco celebra la beatificación de María Lorenza Longo

El Papa Francisco y la beata María Lorenza Longo. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco expresó su alegría por la beatificación ayer, sábado 9 de octubre, en Nápoles de la beata María Lorenza Longo, “esposa y madre de familia del siglo XVI”.

Durante el rezo del Ángelus este domingo en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre recordó que la beata María Lorenza Longo, “al quedar viuda, fundó en Nápoles el Hospital de los Incurables y las Clarisas Capuchinas”.

“Fue mujer de gran fe y de una intensa vida de oración, se prodigó en las necesidades de los pobres y de los que sufren”, destacó el Santo Padre.

María Lorenza Longo nació en Lérida, España, en 1463. Se casó con Joan Llonc, regente del reino de Aragón y favorito del rey Fernando el Católico, rey de Aragón que se casó con la reuna Isabel de Castilla, unificando así sus reinos.

María Longo quedó parcialmente paralizada tras sufrir un intento de envenenamiento por parte de una sierva. A pesar de su invalidez, María se trasladó en 1506 a Nápoles, donde su marido fue nombrado regente de Fernando el Católico en el Virreinato de Nápoles.

Tres años después murió su marido y María quedó viuda con tres hijos. Entonces realizó una peregrinación a Loreto y, milagrosamente, se curó de su invalidez. Entonces decidió comenzar a vestir el hábito de la Orden Tercera de San Francisco.

Desde ese momento dedicó su vida a las obras de caridad con la población napolitana, al principio, en el hospital de San Niccolò.

En 1519 impulsó la construcción del hospital de Santa Maria del Popolo, conocido como hospital de los incurables, todavía existente hoy. En 1526 construyó una casa para prostitutas penitentes y en 1530 impulsó la construcción del convento de Sant’Efrano Vecchio, para los frailes Capuchinos.

En 1535 obtuvo la bula papal, de parte del Papa Pablo III, para construir el monasterio de Santa María de Jerusalén, de la reforma Clariana, fundada con el nombre de Hermanas de la Orden Tercera de San Francisco según la regla de Santa Clara.

Maria Lorenza Longo murió en 1539 después de haber renunciado al encargo de abadesa del monasterio por ella fundada.

El milagro que permitió la beatificación de Maria Lorenza Longo fue la curación de la religiosa Maria Cherubina Pirro, enferma de tuberculosis pleur pulmonar crónica. El acontecimiento prodigioso se produjo el 15 de octubre de 1881 en el monasterio de Trenataré, cuando la abadesa colocó junto al cuerpo de la religiosa enferma el cráneo de la Fundadora. La religiosa vivió otros doce años y falleció por causas ajenas a su enfermedad.

El 27 de octubre de 2020 el Papa Francisco aprobó el decreto que permitió su beatificación.

Etiquetas: Vaticano, Papa Francisco, Ángelus dominical, beatificación