9 de noviembre de 2021 11:21 am

Dolor, enojo y rechazo a la muestra blasfema contra Santo Rosario en Argentina

Por Giselle Vargas

Los obispos auxiliares junto al Arzobispo de Buenos Aires (Argentina), Cardenal Mario Poli, expresaron su dolor, enojo, perplejidad y rechazo por la muestra blasfema contra la fe realizada en la capital.

La feria ArteBA 2021 de arte contemporáneo, realizada entre el 3 y 7 de noviembre, tuvo presentaciones que utilizaron símbolos religiosos como cruces. También otra muestra se tituló “Buscando a Crista”.

En una de las muestras un sujeto se suspendió en un rosario gigante que colgaba del techo, desde el cual realizó gestos eróticos y se masturbó.

La muestra recibió duras críticas de parte de la ciudadanía y por ello una multitud de laicos rezó el 8 de noviembre durante tres horas continuas el Santo Rosario frente al Centro Cultural Recoleta, lugar donde se han cometido otras ofensas a la fe.

Además, el partido Ciudadanos denunció ante la justicia al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y al ministro de Cultura de la ciudad, Enrique Avogadro, por su responsabilidad en la promoción y “el ultraje de objetos y símbolos religiosos”.

Ante lo sucedido en ArteBA, los Obispos de Buenos Aires manifestaron que “la madre, en todas las culturas y en cada uno de nosotros, ocupa un lugar único. Más aún, si se trata de la Madre del Cielo, la Virgen Madre a quien el pueblo argentino le tiene un cariño y una veneración especialísima”.

En ese sentido, “cuando se asocia a la Madre de Dios y los objetos sagrados con símbolos que nada tienen que ver con lo que representan para tantos de nosotros, es natural que surja el dolor, el enojo, la perplejidad y el rechazo”.

En el caso de la muestra ArteBA 2021, “nos duele que una feria de reconocida trayectoria, que a través del arte busca enriquecer nuestra cultura porteña, haya incluido esta vez una expresión que no construye la amistad social tan necesaria en nuestra patria”, sostuvieron.

“Como pastores, queremos asociarnos a tantos hijos e hijas de la Virgen María, al experimentar que no se han valorado ni respetado imágenes y sentimientos religiosos tan profundos y compartidos a lo largo y ancho de nuestro suelo argentino”.

Por ello, oraron para que el Señor les “ayude a construir juntos, en libertad, respeto y diálogo, una patria de hermanos y que la Virgen María nos lleve de su mano”, concluyeron.

Reiterados ataques a la fe

En octubre de este año también se realizaron otros ataques a la fe, motivo de críticas y denuncia ante la justicia.

La muestra “Amar, Luchar, Vivir” en el Centro Cultural Recoleta incurrió en ofensas a la Virgen María, utilizando imágenes sagradas.

También se presentó la obra Theodora del compositor Georg Händel, en el Teatro Colón de Buenos Aires, donde se realizaron expresiones agraviantes del misterio de la Anunciación y la Encarnación del Verbo.

A esto se suma que en 2018, en el marco de la Feria de Arte Contemporáneo Argentina, Enrique Avogadro comió una torta con la forma del Cuerpo de Cristo, y en 2019 avaló la exposición de una 'Virgen Abortera', en el Centro Cultural de la Memoria Aroldo Conti.

A través de un comunicado, el Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires lamentó que “desde hace un tiempo, se haya tornado frecuente ver manifestaciones -amparadas por la Secretaría de Cultura porteña- que son francamente ofensivas para todos los que profesamos la fe católica".

Estas  demostraciones “de mal gusto y que están muy lejos de ser consideradas manifestaciones de arte, se han realizado con el auspicio de un organismo estatal”, insistió la Corporación.

“Más allá de lo burdo, al ser un hecho que se repite y se sistematiza, no se puede dejar de pensar que detrás de estas presentaciones existe una intencionalidad”.

El Consorcio de Médicos Católicos explicó que podría ser una estrategia "progresista" para “atraer el voto de los jóvenes” en las próximas elecciones parlamentarias del 14 de noviembre

Sin embargo, expresó, “equivocados en todo, también lo están en la valoración que realizan de la juventud. La subestiman al creer que se los puede engañar al mimetizar su postura con la de una ‘seudo cultura’, que ha olvidado el respeto por las creencias del otro”.

“Los jóvenes, al igual que todos, también tienen expectativas genuinas de crecimiento personal, valores y creencias”, afirmó.

“Ninguna religión debiera ser ridiculizada, pero que desde la misma Secretaría de Cultura de la CABA se fomente, es una muestra de lo bajo que ha caído la forma de hacer política”.

“Como cristianos somos gente de paz, pero por favor no argumenten el pretexto de la libertad de expresión: existen normas básicas de respeto y de convivencia y en estas ocasiones todas han sido omitidas”, concluyó el Consorcio de Médicos Católicos.

Etiquetas: Argentina, Rosario, Buenos Aires, blasfemia, arte sacrílego, Enrique Avogadro