3 de junio de 2022 11:37 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 3 de junio de 2022 11:46 am

¿Cómo una bicicleta fue clave para acercar a un sacerdote a los católicos más necesitados?

Por Walter Sánchez Silva

El P. Paul Rivas Alfaro, sacerdote de 33 años que sirve en una zona pobre en el norte de la ciudad de Lima (Perú), comparte en el Día Mundial de la Bicicleta cómo la que le obsequiaron fue esencial para poder llegar a sus fieles más necesitados.

La asamblea general de las Naciones Unidas declaró el 3 de junio como el Día Mundial de la Bicicleta, para promover este medio de transporte que ayuda a luchar contra la contaminación y promueve el bienestar físico de las personas.

El sacerdote, ordenado en octubre de 2019, sirve en la Diócesis de Carabayllo, en la parroquia San Conrado, donde las necesidades materiales y espirituales son muchas.


Foto cortesía: El P. Rivas asistiendo a un enfermo

“Soy joven, tengo 33 años y mi vida entera se la doy al Señor para poderlo servir en medio de sus hijos; los cuales tienen un gran hambre de Dios y de los sacramentos”, comenta el sacerdote a ACI Prensa.

El sacerdote peruano recuerda que “al inicio de la pandemia le pedía a Dios 4 ruedas para poder llegar a mis fieles y acompañarlos en el encierro que estaban viviendo en esos momentos. Dios sí escucho mis oraciones, pero solo me obsequio dos ruedas. Me regalaron una bicicleta, con la cual opté por hacer un programa pastoral confesiones delivery” o a domicilio.

El confinamiento a causa del coronavirus en Perú fue uno de los más estrictos del mundo, con una grave afectación a la economía a causa de las medidas tomadas por el gobierno. Se calcula que los muertos por covid en el país han sido más de 200 mil.

Cuando anda en bicicleta, comparte, “me detengo un rato para saludar y bendecir a mis fieles, y por cada gruta que veo de nuestra madre María, me detengo un momento para poder orar por mis fieles que viven en esa zona”.

Durante este tiempo “he visitado a muchos fieles de mi parroquia que estaban muy alejados, gracias a la bicicleta he podido acercarme a ellos y mostrarles el rostro de Dios, el cual es la misericordia”.


Foto cortesía: El P. Rivas con su bicicleta

El sacerdote lamentó que “muchos de ellos por enfermedades muy crónicas han fallecido, pero hasta el último momento de su vida los he podido acompañar y llevar a Dios”.

“A muchos de ellos en su oído les he dicho háblale a Dios de mí, para que me ayude en mi ministerio y me de la fuerza para la misión”.

Andar en bicicleta y vida cristiana

El P. Rivas dijo a ACI Prensa que el ejercicio, en este caso andar en bicicleta, “nos ayuda a trabajar en la virtud como la constancia y la humildad. En el ejercicio o en el deporte también valoramos el esfuerzo, la disciplina, el trabajo en equipo y las cualidades morales”.

El sacerdote dijo además que “andar en bicicleta es bueno para la salud, te ayuda estar en forma, como en la vida espiritual la oración y los sacramentos nos mantienen en forma para la carrera de la vida”.


Foto cortesía: El P. Rivas con un grupo de niños necesitados

“Andar en bicicleta también es divertido, motiva y esa libertad de sentir el aire en el rostro, la frescura así como también los retos en calles sin asfalto y polvo, te hace pensar en los altos y bajos de la vida”, destacó el P. Rivas.

Mónica Caballero Andrade, psicóloga del Centro Areté, comenta otros beneficios de andar en bicicleta:

Ayuda a reducir el estrés y la ansiedad; crea nuevas vías neuronales; facilita la oxigenación del cerebro; aumenta el rendimiento cognitivo a corto plazo; mejora la atención y la concentración; y estimula la creatividad y la capacidad afectiva.

Solidaridad en bicicleta

El P. Rivas también compartió la importancia de vivir la solidaridad, especialmente con los más necesitados.

“Recorriendo las calles en bicicleta también me ayudó a conocer más la realidad de pobreza que se vive alrededor, y necesitamos de la solidaridad de todos”, indicó.

FFoto cortesía: El P. Rivas cargando un saco de cemento

Por ello organiza en su parroquia la campaña “Un abrazo que abriga para poder dar alimentos y ropa de abrigo a 300 familias.

“Toda ayuda es bienvenida, Incluso necesitamos voluntarios para armar las canastas”, explica.

Para saber cómo donar, se puede enviar un mensaje de Whatsapp al +51 913 094 783.

Etiquetas: Perú, solidaridad, sacerdote, Deporte, bicicleta, apostolado, Día Mundial de la Bicicleta