20 de mayo de 2022 6:15 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 24 de mayo de 2022 6:26 pm

¿Caso Nancy Pelosi podría inspirar a obispos a prohibir la Comunión a políticos pro aborto?

Por David Ramos

Tras el anuncio del Arzobispo de San Francisco, Mons. Salvatore Cordileone, de que Nancy Pelosi, política del Partido Demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, no podrá recibir la Comunión por su público y persistente apoyo al aborto, ¿otros obispos en el mundo podrían tomar decisiones similares?

Mons. Cordileone anunció este 20 de mayo que Pelosi, actualmente la mujer católica con más poder político en Estados Unidos, “no debe ser admitida a la Sagrada Comunión” hasta que repudie “públicamente su apoyo al ‘derecho’ al aborto”, se confiese y reciba la absolución “por su cooperación con este mal en el sacramento de la Penitencia”.

El Prelado estadounidense, cuyo apellido de origen italiano se puede traducir como “Corazón de León”, precisó que “mi acción aquí es puramente pastoral y no es política”.

Poco después de hacerse público el mensaje de Mons. Cordileone, el Arzobispo de Denver (Estados Unidos), Mons. Samuel Aquila, le expresó públicamente su apoyo y felicitación.

“Apoyo y felicito a mi hermano obispo por tomar esta decisión valiente, compasiva y necesaria”, dijo.

“Sé que el Arzobispo Cordileone es un pastor con el corazón y la mente de Cristo, que verdaderamente desea llevar a otros hacia el amor, la misericordia y la promesa de salvación eterna de Cristo”, añadió.

El Obispo de Lincoln (Estados Unidos), James Conley, también mostró su apoyo a Mons. Cordileone “en su valiente acercamiento pastoral a un miembro de su rebaño”.

“Sus acciones las hace como un pastor con el corazón de Cristo”, aseguró, a través de Twitter.

¿Pero la decisión del Arzobispo de San Francisco podría inspirar a otros obispos en Estados Unidos y en el mundo entero a tomar decisiones similares frente a políticos católicos que apoyen abiertamente el aborto? Tres sacerdotes reflexionan al respecto.

En declaraciones a ACI Prensa, el P. Hugo Valdemar, sacerdote que durante 15 años fue director de Comunicación de la Arquidiócesis Primada de México, señaló que el Arzobispo de San Francisco “es un ejemplo de un pastor valiente que, en primer término, cumple con su deber de proteger a sus ovejas del lobo rapaz que asesina en el vientre de su madre a las ovejas más indefensas”.

“Y en segundo lugar, la pena mira también por la salvación del alma de la señora Pelosi, pues la medida busca que se arrepienta de su obstinación diabólica en favor del aborto, haga penitencia y pueda alcanzar la misericordia divina”, dijo.

Para el sacerdote mexicano, “lo mismo deben hacer los obispos norteamericanos con Joe Biden”, el segundo presidente católico en la historia de Estados Unidos y abierto defensor del aborto legal.

El P. Juan Manuel Góngora, sacerdote de la diócesis española de Almería con más de 50 mil seguidores en Twitter, dijo a ACI Prensa que “alegra ver que Mons. Cordileone dé un paso al frente en este sentido de recordar que la Sagrada Comunión no es un derecho del fiel, sino que es un don que ha de recibirse en estado de gracia”.

Esperemos que esta acción del obispo californiano sirva para que más pastores actúen de la misma forma”, expresó.

Fray Nelson Medina, sacerdote dominico colombiano y Doctor en Teología Fundamental, destacó la prohibición de la Comunión para Nancy Pelosi “no es algo que en sí mismo deba producirnos alegría”, sino que “más bien es como un último recurso, una manera de preservar algún bien en medio de una situación compleja y dolorosa”.

El sacerdote precisó que “la vida cristiana no es otra cosa sino unión con nuestro Señor Jesucristo. Y esa unión, que tiene su comienzo visible en el bautismo, tiene su plenitud en la recepción fructuosa de la Sagrada Eucaristía, que es por excelencia el sacramento de la unidad”.

“Esto signifique que la condición natural y normal de todo bautizado es vivir en amistad con Dios. O, como decimos desde el Catecismo, vivir en la gracia de Dios”, subrayó.

Fray Nelson subrayó que “Cristo quiere que nosotros seamos obedientes, y lo quiere por nuestro propio bien”.

“Por eso, la autoridad de Cristo es inseparable de la amistad con Cristo”, precisó.

“Teniendo eso claro, y teniendo claro el vínculo inseparable que existe también entre Cristo y los legítimos pastores de nuestra Iglesia Católica, entendemos que no se puede desobedecer la palabra legítima de nuestros pastores sin desobedecer a Jesucristo”, indicó.

El sacerdote colombiano remarcó luego que “las disposiciones que la Iglesia tiene con respecto a la Eucaristía no son caprichosas, sino fruto de la presencia de Cristo y de la acción del Espíritu Santo, que según las palabras del Señor nos conduce y nos conducirá a la Verdad completa”.

Se trata del tesoro más grande, del bien más grande que tiene la Iglesia, que es la presencia misma del Señor en el sacramento por excelencia”, dijo.

Fray Nelson reiteró que la decisión tomada por Mons. Salvatore Cordileone es “difícil y dolorosa”.

“Pero es una decisión que ayuda a despejar la mirada, a abrir los ojos, a aquella persona a la que se le dice: Lo que tú estás diciendo y lo que tú estás haciendo rompe tu Unión con Cristo”, dijo.

Tras recordar que la decisión del Arzobispo de San Francisco “es un acto de caridad” hacia Nancy Pelosi, Fray Nelson señaló que “es también un acto de caridad nuestra seguir orando por Nancy Pelosi y por cualesquiera otras personas que creen estar en comunión con Cristo mientras se oponen a algunas de las enseñanzas fundamentales de la Iglesia”.

“Con estas palabras quiero garantizar mi oración y mi afecto a Mons. Cordileone y a todos los pastores que, con un corazón reposado, sensato, orante y sabio, toman estas decisiones difíciles, para preservar y defender la verdad del Sacramento Eucarístico, y para preservar y defender la enseñanza de la Iglesia en cuanto al valor de la vida humana, especialmente de la vida humana inocente”, concluyó.

Etiquetas: Aborto, No al Aborto, Defensa de la vida, Nancy Pelosi, Mons. Salvatore Cordileone, Aborto en Estados Unidos, Católicos en Estados Unidos