13 de octubre de 2022 1:10 pm

¿Cardenal acusado de corrupción “millonaria” ofreció reembolsar dinero al Vaticano?

Por Walter Sánchez Silva

Cardenal Becciu. Crédito: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El Cardenal italiano Angelo Becciu, al que se sigue un juicio por corrupción financiera en el Vaticano, abordó recientemente la versión de que habría ofrecido reembolsar más de medio millón de euros a la Santa Sede.

El Cardenal Becciu fue Sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano entre 2011 y 2018, año en el que el Papa Francisco lo creó Cardenal y lo designó Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cargo al que renunció en 2020, a los 72 años, tras las acusaciones de corrupción en su contra.

El Cardenal, que se declara inocente, es enjuiciado con otros funcionarios, por despojar al Vaticano de millones de euros en diversas operaciones como la de una propiedad de lujo en Londres.

Una acusada es la italiana Cecilia Marogna, contratada por el Cardenal Becciu en 2015 y acusada de malversación de fondos de la Secretaría de Estado por supuestamente recibir cientos de miles de euros del Vaticano y haberlos gastado en artículos de lujo y vacaciones, lo que ella niega.

Según informa Associated Press (AP), el Cardenal hizo una declaración espontánea el 12 de octubre durante el interrogatorio realizado a Stefano De Santis, uno de los principales investigadores en la gendarmería del Vaticano, con lo que se inició el juicio.

Lo dicho por el Cardenal Becciu se relaciona con las negociaciones en las que participó Marogna para contratar una firma de seguridad británica que negociara la liberación de una monja colombiana secuestrada en Malí por terroristas vinculados a Al-Qaeda.

El 5 de mayo el Cardenal Becciu indicó que el Papa Francisco autorizó gastar un millón de euros para lograr la liberación de la hermana Gloria Narváez, secuestrada el 7 de febrero de 2017 por el Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes (SGIM), y liberada el 9 de octubre de 2021.

La declaración de De Santis

Según informa AP, en su declaración de ayer, De Santis dijo a la corte que los gendarmes o la policía del Vaticano se enteraron en 2020, a través de Interpol, que una empresa de Marogna con sede en Eslovenia había recibido 575.000 euros en nueve transferencias bancarias separadas de la Secretaría de Estado, y que el dinero se gastó en artículos de lujo.

De Santis dijo además que él y el jefe de la Gendarmería del Vaticano fueron el 3 de octubre de 2020 al departamento del Cardenal Becciu a pedido suyo, quien les habría “rogado” que no informaran lo descubierto.

De acuerdo a De Santis, el Cardenal les dijo que si se llegara a saber de las transferencias, él y su familia serían perjudicados y se habría ofrecido incluso a reembolsar el dinero al Vaticano.

La declaración del Cardenal Becciu

Según AP, el Cardenal no estuvo de acuerdo con lo dicho por De Santis y recordó a los jueces lo que dijo en mayo de este año: que los pagos por la negociación de la religiosa rehén se habían acordado con el Papa Francisco y que solo él y el Santo Padre sabían de ellos.

El Cardenal indicó también que él no solicitó la reunión de octubre de 2020 y que su preocupación por la investigación a Marogna tenía que ver con mantener en secreto las negociaciones para liberar a la religiosa colombiana.

El juicio, que se reinició a fines de agosto tras la pausa del verano europeo, tiene ahora unas 20 audiencias programadas para antes de fin de año.

Etiquetas: Vaticano, Italia, Economía, dinero, juicio, Cardenal Becciu, Secretaría de Estado del Vaticano, corrupción financiera