24 de abril de 2022 12:10 pm

Arquidiócesis denuncia “gravísimo problema” de desaparición y crímenes contra mujeres en México

Por Walter Sánchez Silva

Foto referencial. Crédito: Pixabay

La Arquidiócesis de México denunció el “gravísimo problema” de las desaparecidas y los crímenes contra mujeres en la nación, ante el dramático caso de la joven Debanhi Susana Escobar Bazaldúa, desaparecida en Nuevo León y hallada sin vida en una cisterna de agua abandonada, un caso que ha conmocionado no solo al país sino a la opinión pública internacional.

En un editorial titulado “Nuestras desaparecidas”, el semanario Desde la Fe de la Arquidiócesis de México aseguró que “la gran cobertura que dieron y siguen dando los medios de comunicación a este emblemático caso, es la expresión mediatizada de una realidad que, por desgracia, se ha vuelto ‘normalidad’: nuestras desaparecidas. Un gravísimo problema con el que, tristemente, nos hemos acostumbrado a vivir”.

Debanhi Susana Escobar tenía 18 años y fue reportada como desaparecida el 9 de abril, luego de haber salido a una fiesta con unas amigas, quienes la dejaron sola en un lugar desolado y de madrugada, por haber tenido aparentemente algunas diferencias.

Las amigas, señalan diversos medios, la contactaron con un taxista de confianza, con quien también habría surgido algún problema y que tomó la foto que ahora se ha hecho emblemática del caso.

En la foto se ve a Debanhi esperando en una carretera desolada en las afueras de Monterrey, en el estado de Nuevo León.

Desde entonces no se supo más de la joven, hasta el 21 de abril, cuando la Fiscalía General de Nuevo León informó que el cuerpo de Debanhi fue hallado sin vida en una cisterna de agua abandonada.

El caso suscitó diversas protestas de grupos feministas, ante el aumento de este tipo de casos y ante irregularidades que habrían ocurrido durante la investigación de lo sucedido con Debanhi Escobar.

En su editorial, Desde la Fe se pregunta “¿Quién es el responsable de esta monstruosidad?” y afirma que “el caso Debanhi es un ejemplo claro de la ligereza con que en las redes sociales puede abordarse un tema tan complejo, pues tras la desaparición de una mujer, es muy común que se impute, a botepronto, la responsabilidad a la propia víctima o a su círculo más cercano de familiares o amigos”.

Si bien “no podemos negar que nuestro tejido social se encuentra fracturado severamente y que todos somos corresponsables en la tarea de revertir los antivalores que han penetrado como agua en esas fracturas, tampoco podemos negar que, en cualquier caso de desaparición, el Estado tiene un alto grado de responsabilidad”, afirma.

Esto, porque el Estado “ha fallado en materia de educación –que es la base para que un país cuente con una sana estructura social–, en garantizar la seguridad a sus ciudadanos y en asegurar la justicia a las víctimas”.

El editorial señala luego que actualmente los jóvenes se ven amenazados por una serie de “políticas públicas inmorales, corrupción, narcotráfico, exclusión, violencia, trata de personas, secuestro, pornografía, aborto. ¿Quién es el principal responsable de ello? El problema es crónico y no hay cabida para los analgésicos”.

Desde la Fe alentó a trabajar “juntos como sociedad, sin dejar y exigir al Estado que cumpla su deber de proteger a sus gobernados” para “pensar y proyectar un futuro, un mañana de esperanza, pues solo un pueblo con juventud es capaz de renovarse y transformarse”, como dijo el Papa Francisco en su visita a México en 2016.

La Iglesia debe seguir predicando, incluso con más fuerza, el valor y la dignidad de la mujer”, subrayó el editorial.

El editorial también recordó lo dicho por el Santo Padre en la homilía de su primera Misa de 2022, en la Solemnidad de María Madre de Dios: “Cuánta violencia hay contra las mujeres. Basta. Herir a una mujer es ultrajar a Dios, que tomó la humanidad de una mujer”.

“Vayamos con esperanza al rescate de nuestras jóvenes. Aún es tiempo. Y, Debanhi, Dios te reciba en sus brazos amorosos”, concluyó Desde la Fe.

Debanhi Escobar fue una de las 327 mujeres que fueron reportadas como desaparecidas en el estado de Nuevo León en este 2022, según cifras del gobierno estatal.

De acuerdo al último reporte de la Comisión Nacional de Búsqueda, se calcula que un promedio de 18.5 mujeres desaparecieron diariamente en México entre 2016 y 2020. De ellas, el 55% son niñas y adolescentes menores de 18 años.

Etiquetas: México, jóvenes, feministas, Mujeres, crimenes, Debanhi Escobar