6 de mayo de 2021 11:35 am

34 nuevos guardias suizos juran lealtad al Papa, a sus sucesores y a la Iglesia

Por Miguel Pérez Pichel

Juramento de la Guardia Suiza Pontificia. Foto: Captura de Youtube

Siguiendo una antigua tradición, este jueves 6 de mayo juraron en el Claustro de San Dámaso del Vaticano servir al Papa y a la Iglesia 34 nuevos reclutas de la Guardia Suiza.

La ceremonia tiene lugar en el día en que se conmemora la muerte de 189 soldados suizos en defensa del Papa Clemente VII en 1527 durante los sucesos del Saqueo de Roma.

Con este acto, los nuevos guardias suizos expresaron su lealtad y voluntad absoluta de servir al sucesor de Pedro.

“Juro servir fielmente, lealmente y honrosamente al Pontífice reinante y a sus legítimos sucesores, dedicarme a ellos con todas las fuerzas sacrificando, si es necesario, mi vida en su defensa. Asumo los mismos deberes para el Colegio Cardenalicio durante la vacante de la Sede Apostólica. Prometo ante el Comandante y los demás Superiores respeto, fidelidad y obediencia. Así lo juro. Que Dios y nuestros Santos Patrones me asistan”, fue la formula empleada por cada uno de los reclutas para jurar lealtad al Papa.

El acto estuvo precedido por una Misa que se celebró en la mañana de este jueves en el altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro celebrada por el Cardenal Pietro y por una ofrenda a los guardias caídos el miércoles 5 de mayo.

Durante la juramentación, los reclutas visiteron el uniforme de Gran Gala con la armadura que se usa durante las bendiciones papales Urbi et Orbi de Navidad y Pascua.

El acto estuvo presidido por Mons. Edgar Peña Parra, como representante del Santo Padre. El aforo estuvo limitado, debido a la pandemia de coronavirus, la los padres, hermanos y hermanas de los guardias que prestaron juramento.

Asimismo, también en la mañana de este jueves 6 de mayo el Papa Francisco recibió en audiencia en el Palacio Apostólico del Vaticano a los 34 nuevos reclutas, a los que alentó a responder “plenamente a la llamada de Cristo, siguiéndole con fiel generosidad”.

La Guardia Suiza se fundó en el año 1506 por voluntad del Papa Julio II. Su misión es la protección del Pontífice. En la actualidad, este ejército, el más pequeño y antiguo del mundo, está dirigido por el coronel Chritoph Graf.

La Guardia Suiza se encarga de vigilar los accesos al territorio Vaticano, desempeña labores de mantenimiento del orden y de protocolo durante las ceremonias papales y los recibimientos de Estado. También protegen al Colegio Cardenalicio durante la Sede Vacante.

Etiquetas: Vaticano, Guardia Suiza, juramento