Revolutionary Road

Dirección: Sam Mendes
Producción: Bobby Cohen, John Hart, Sam Mendes, Scott Rudin
Elenco: Leonardo DiCaprio, Kate Winslet, Kathy Bates, Michael Shannon, Max Casella

http://www.aciprensa.com/Cine/images/cine_road.jpg

Basada en la novela de Richard Yates del mismo nombre, la película marca el reencuentro en la gran pantalla de Leonardo DiCaprio y Kate Winslet desde “Titanic”, la película ganó de un Globo de Oro a la mejor actriz y recibió tres nominaciones al Oscar en las categorías de mejor actor, mejor director y mejor drama; aunque debutó con una taquilla mediocre en Estados Unidos.

Cuidadosamente ambientada en los años cincuenta, década que generalmente representa “tiempos mejores”, Revolutionary Road disfraza una violenta propaganda feminista de una trillada historia de imposibilidad del “sueño americano”. Es así como a partir de la insatisfacción que el sinsentido de la vida cotidiana produce en una joven pareja de esposos, el director pretende “develar” el verdadero drama de una mujer cuya maldición y tormento es ser madre, esposa y ama de casa. Drama que en la película sólo es entendido –paradójicamente- por un demente.

En medio de la desesperanza que los aletarga, April, la esposa, propone a Frank viajar a París para iniciar una nueva vida, en la que ella se haría cargo de la manutención del hogar, mientras que él aprovecharía el ocio para descubrir el sentido de su existencia. Sin embargo, algunos obstáculos surgen en el camino: la crítica de los colegas y vecinos ante tan inmadura decisión, la posibilidad de ascenso de Frank  y el embarazo de April. Ello deviene en un espiral de confusión, llantina, violencia, infidelidad y exagerado dramatismo. En la resaca de la película, la “heroína” intenta reacomodarse y fingir su desafortunada condición de ama de casa amable y complaciente.

Sin embargo, la mujer opta por abortar el hijo de tres meses que ocultaba en su vientre y al que su padre había intentado proteger en medio de ambigüedades en el transcurso de la película. Con su muerte, y la de la criatura, la película se va apagando hasta que la gente vuelve a su “falsa normalidad”. 

Revolutionary Road, cuyo nombre es la dirección de la idílica casa de la joven pareja, pretende mostrar una cara de la causa feminista, ignorando que con ello retrata el menoscabo de la familia, el egoísmo y la inmadurez con el que dicho movimiento envenena la cultura.

Comentarios