The Body (El Cuerpo)


¡Qué casualidad que este torpe drama aparezca en las pantallas con ocasión de la Semana Santa! La historia, además de débil y pobremente entrelazada con el trasfondo de los conflictos hebreo-palestinos, quiere abordar la crisis de fe de un sacerdote enfrentado ante la posibilidad de que Jesucristo no haya resucitado. Pero el sacerdote resulta demasiado ignorante y débil -como suele pintar Hollywood a los sacerdotes- y finalmente, el director quiere ser condescendiente con la religión apuntando a una "salida" que en realidad no lo es: no importa la racionalidad de la fe, basta con "creer" a pesar de las pruebas en contra.


Esta película menor del escritor y director Jonas McCord relata la historia de un sacerdote católico protagonizado por Antonio Banderas, que es enviado a investigar un supuesto descubrimiento arqueológico: el cuerpo de un crucificado del siglo primero que tienen las características de ser el cuerpo de Jesús. En otras palabras, Jesús nunca habría resucitado.


El sacerdote sufre entonces una crisis de fe, pues el "descubrimiento" cuestiona lo fundamental: la validez del Evangelio, la verdad de la resurrección. Mientras el sacerdote arrastra sus dudas, con la arqueóloga judía demasiado cerca, las tensiones palestino-israelíes marca la marcha de los días en Jerusalén.


La película, lamentablemente, resulta demasiado superficial en su exploración y final afirmación eventual de la resurrección.


La Conferencia episcopal Norteamericana la ha calificado como A-IV -- adultos, con reservas.

Comentarios