Cardenal William Wakefield BAUM

Nacimiento: William Wakefield Baum nació el 21 de noviembre de 1926, Dallas, diócesis de Dallas-Fort Worth, Estados Unidos.

Educación: Estudió en el Seminario Kenrick, St. Louis; y en el Pontificio Ateneo "Angelicum", Roma.

Sacerdocio: Ordenado el 12 de mayo de 1951, en Kansas. Trabajó pastoralmente en Kansas y fue miembro de la Facultad de "Saint Therese College", de 1951 a 1956. Continuó sus estudios de 1956 a 1958. Consecutivamente, de 1958 a 1962, en la diócesis de la Kansas, trabajo pastoral, notario del tribunal eclesiástico, secretario de la Comisión Diocesana de Liturgia y examinador del clero. Camarero secreto supernumerario, el 27 de enero de 1961. Vice Canciller de la diócesis de Kansas, de 1962 a 1965. Perito en el Concilio Vaticano II, 1962 a 1965.Secretario ejecutivo del comité Episcopal para Asuntos Ecuménicos de la Conferencia Nacional de Obispos Católicos de Estados Unidos, de 1964 a 1967. Canciller de la diócesis de Kansas, de 1967 a 1970. Prelado papal, 13 de julio de 1968.

Episcopado: Elegido Obispo de Springfield-Cape Girardeau, el 18 de febrero de 1970. Consagrado el 6 de abril de 1970, por el Cardenal John Joseph Carberry, Arzobispo de St. Louis. Asistió a la II Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 30 de setiembre al 6 de noviembre de 1971. Promovido a la sede arquidiocesana de Washington, el 5 de marzo de 1973.

Cardenalato: Creado Cardenal presbítero, el 24 de mayo de 1976 por el Papa Pablo VI; recibió la birreta roja y título de S. Croce en Via Flaminia, el 24 de mayo de 1976. Participó en el cónclave del 25 al 26 de agosto de 1978. Participó en el cóave del 14 al 16 de octubre de 1978. Prefecto de la Congregación para la Educación Católica y Gran Canciller de la Pontificia Universidad Gregoriana, el 15 de enero de 1980. Renunció al gobierno pastoral de la arquidiócesis, el 18 de marzo de 1980. Asistió a la V Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 26 de setiembre al 25 de octubre de 1980. Gran Canciller del Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana, el 26 de noviembre de 1980. Asistió a la VI Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 29 de setiembre al 28 de octubre de 1983; a la II Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 24 de noviembre al 8 de diciembre de 1985; a la VII Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 1 al 30 de octubre de 1987. Gran Penitenciario, 6 de abril de 1990. Asistió a la VIII Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 30 de setiembre al 28 de octubre de 1990; a la I Asamblea Especial para Europa del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 28 de noviembre al 14 de diciembre de 1991; a la Asamblea Especial para Africa del Sínodo de Obispos, Ciudad del Vaticano, del 10 de abril al 8 de mayo de 1994; a la IX Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 2 al 29 de octubre de 1994. Asistió a la Asamblea Especial para América del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, el 16 de noviembre al 12 de diciembre de 1997; a la II Asamblea Especial para Europa del Sínodo de los Obispos, Ciudad del Vaticano, del 1 al 23 de octubre de 1999. Asistió a la X Asamblea Ordinaria del Sínodo Mundial de Obispos, Ciudad del Vaticano, 30 de septiembre al 27 de octubre de 2001. Renunció a su cargo de Penitenciario Mayor el 22 de noviembre de 2001. Participó en el cónclave del 18 y 19 de abril de 2005.

Actualmente en la Curia vaticana es miembro de las Congregaciones para los Obispos, para las Iglesias Orientales; para la Evangelización de los Pueblos, para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

Información adicional: Tanto el Cardenal Baum como el entonces Cardenal Ratzinger fueron los únicos Purpurados creados cardenales por Pablo VI que estuvieron presentes en los dos cónclaves de 1978 y en el de abril de 2005. A la fecha, el Cardenal Baum es el único cardenal con derecho a elección en cónclave creado por Pablo VI.

Comentarios