Cargando...

Chen Guangcheng

Siguen de cerca tensa situación de activista pro-vida en China

Chen Guangcheng al centro (foto Embajada de Estados Unidos en China)
Chen Guangcheng al centro (foto Embajada de Estados Unidos en China)

WASHINGTON D.C., 03 May. 12 / 10:40 am (ACI).- La situación de Chen Guangcheng, un activista ciego pro-vida que estuvo preso 4 años por haberse pronunciado en contra de la política abortista del hijo único en China, aún preocupa a la comunidad internacional.

Si bien ha recibido de funcionarios del gobierno garantías por su seguridad, recientes informes refieren que ha pedido salir del país para proteger también a su familia ante diversas amenazas, concretamente contra su esposa.

Chen quedó ciego cuando era joven luego de una grave enfermedad. Desde hace unos años es un defensor de los derechos humanos y ha hablado firmemente en contra de la política del hijo único en China, que a menudo se implementa a través del aborto forzado y la esterilización.

De acuerdo con funcionarios estadounidenses, Chen salió de la embajada de Estados Unidos en Pekín el 2 de mayo y ahora recibe tratamiento médico en un hospital local y se ha reunido con su familia.

Los funcionarios chinos han prometido que será tratado con humanidad y se le permitirá irse con su familia a un lugar seguro en el país, donde puedan cursar estudios superiores.

Sin embargo, Associated Press (AP) informó que habló con Chen desde su habitación en el hospital luego de su llegada. Chen dijo a la agencia que ahora teme por su propia seguridad y la de su familia, y que quiere salir del país.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, afirmó en un comunicado del 2 de mayo que estaba "satisfecha" por el hecho que Estados Unidos colaboró en facilitar la situación de Guangcheng "de una manera que refleja sus opciones y nuestros valores".

Clinton señaló que Chen "tiene una serie de acuerdos con el gobierno chino sobre su futuro", y dijo que el gobierno de Estados Unidos está "comprometido a mantener la relación con el señor Chen y su familia" durante los próximos meses.

AP también señaló que el activista pro-vida de 40 años se preocupó porque le habían dicho que los funcionarios de la embajada estadounidense se quedarían con él durante su estancia en el hospital, pero cuando llegó a su habitación, no había ninguno allí.

Un amigo cercano de Chen, Zeng Jinyan, también dijo que éste le indicó que quería irse del país, pero se vio obligado a aceptar un acuerdo para permanecer debido a las amenazas de que iban a matar a su esposa si se iba.

Un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos señaló el 2 de mayo que Chen "no ha solicitado el acceso seguro a los Estados Unidos para pedir asilo político", pero ha señalado por el contrario que quería permanecer en China.

Chen llegó a la embajada estadounidense el 26 de abril, tras escapar de su arresto domiciliario, al que fue condenado sin cargos formales desde septiembre de 2010.

La fuga tuvo lugar poco antes de que Hillary Clinton y otros funcionarios diplomáticos llegaran al país para reuniones programadas con anterioridad.

El activista pro-vida, que también pasó más de cuatro años en prisión, dijo que él y su familia habían sido tratados violentamente y se negó al tratamiento médico durante el tiempo de arresto domiciliario.

El portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores de China, Liu Weimin, ha sido citado por la agencia de noticias oficial de ese país, Xinhua, diciendo que Estados Unidos "ha interferido en los asuntos internos de China, y la parte china nunca lo aceptará".

Por su parte, un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos se negó a decir si ese país emitiría una disculpa a China, pero dijo que "creo que nuestras acciones eran legales".

El funcionario dijo que Estados Unidos "buscará confirmar a intervalos regulares que los compromisos que ha recibido se lleven a cabo".

Sin embargo, algunos defensores de los derechos humanos no están satisfechos con las garantías. Bob Fu, presidente de la organización ChinaAid, con sede en Texas, dijo que ha recibido informes fiables de que Chen había dejado a regañadientes la embajada de Estados Unidos porque el gobierno chino amenazó seriamente a su familia cercana.

A Fu, quien ha estado vigilando cuidadosamente la situación de Chen, le preocupa que los Estados Unidos hayan dejado al activista pro-vida en una situación peligrosa.

"El Gobierno lo ve como un alborotador y una amenaza a su legitimidad", advirtió.

"Él tiene la admiración del mundo en este momento y que tal vez le ayudará a mantenerse a salvo en el corto plazo, pero temo lo que podría suceder si el mundo pierde el interés".

Etiquetas: China, Política del hijo único, Pro-vida

Videos destacados

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)