Cargando...
Temas del momento: Papa Francisco, violencia, Paz, Vaticano

María es reina amando, sirviendo y velando por sus hijos, dice Benedicto XVI

María es reina amando, sirviendo y velando por sus hijos, dice Benedicto XVI

VATICANO, 22 Ago. 12 / 10:06 am (ACI/EWTN Noticias).- Al meditar en la catequesis de esta mañana (hora local) sobre la fiesta que la Iglesia celebra hoy, María Reina, el Papa Benedicto XVI explicó que esta realeza de la Madre de Dios se hace concreta en el amor y el servicio a sus hijos, en su constante velar por las personas y sus necesidades.

En el Palacio Apostólico de Castel Gandolfo y ante miles de fieles presentes, el Santo Padre señaló que "María es Reina porque está asociada, de modo único a su Hijo, tanto en el camino terrenal, como en la gloria del Cielo. El gran Santo Efrem de Siria, afirma sobre la realeza de María que deriva de su maternidad divina: Ella es Madre del Señor, del Rey de Reyes y nos indica a Jesús como vida, salvación y esperanza nuestra".

"Como ya recordaba el Siervo de Dios Pablo VI, en la Exhortación apostólica Marialis Cultus: ‘En la Virgen María todo es referido a Cristo y todo depende de Él: en vistas a Él, Dios Padre la eligió desde toda la eternidad como Madre toda santa y la adornó con dones del Espíritu Santo que no fueron concedidos a ningún otro’".

Explicando la realeza de la Madre de Dios, el Papa dijo que existe entre las personas "una idea popular de rey o de reina, relacionada con una persona con poder y riqueza, pero éste no es el tipo de realeza de Jesús y de María. Pensemos en el Señor, la realeza es el ser de Cristo entretejido de humildad, de servicio, de amor y sobre todo servir, ayudar, amar".

A continuación indicó que "Jesús fue proclamado rey en la cruz con esta inscripción –escrita por Pilatos– Rey de los Judíos. En aquel momento en la cruz se muestra que es rey, y como rey sufre con nosotros, por nosotros, amando hasta el fondo y de este modo gobierna y crea verdad, amor y justicia".

"Así como en la Última Cena se inclina para lavar los pies a los suyos, por lo tanto, la realeza de Jesús no tiene nada que ver con la de los poderosos de la tierra. Es un rey que sirve a sus servidores, como ha demostrado a lo largo de toda su vida. Y lo mismo vale para María: es reina en el servicio a Dios y a la humanidad, es reina del amor que vive el don de sí a Dios para entrar en el diseño de la salvación del hombre".

El Papa afirmó, señala la nota de Radio Vaticana, que María le dijo al ángel "He aquí, soy la Sierva del Señor’ y en el Magníficat canta: ‘Dios ha mirado la humildad de su Sierva’. Nos ayuda, es Reina precisamente amándonos y ayudándonos en todas nuestras necesidades, es nuestra hermana y sierva humilde".

"Y así llegamos al punto: ¿cómo ejerce María esta realeza de servicio y amor? Velando sobre nosotros, sus hijos: hijos que se dirigen a Ella en la oración, para agradecerle o para pedir su materna protección y su celestial ayuda después, quizás, de haber perdido el camino, oprimidos por el dolor o por la angustia por las tristes y dolorosas vicisitudes de la vida.

En la serenidad o en la oscuridad de la existencia, nosotros nos dirigimos a María encomendándonos a su continua intercesión, para que del Hijo nos obtenga toda gracia y misericordia necesarias para nuestro peregrinar a lo largo de los caminos del mundo.

A Aquel que rige el mundo y tiene en su mano los destinos del universo nosotros nos dirigimos confiados, por medio de la Virgen María".

A Ella, desde hace siglos, explica el Santo Padre, "se la invoca como celestial Reina de los cielos; ocho veces, después de la oración del santo Rosario, se le implora en las letanías lauretanas como Reina de los Ángeles, de los Patriarcas, de los Profetas, de los Apóstoles, de los Mártires, de los Confesores, de las Vírgenes, de todos los Santos y de las Familias".

"El ritmo de estas antiguas invocaciones y oraciones diarias como el Salve Regina, nos ayudan a comprender que la Virgen Santa, cual Madre nuestra junto al Hijo Jesús en la gloria del Cielo, está siempre con nosotros, en el desarrollo cotidiano de nuestra vida".

Por lo tanto, continuó, "el título de Reina es un título de confianza, de alegría de amor. Sabemos que Aquella que tiene en sus manos, en parte, la suerte del mundo es buena, nos ama y nos ayuda en nuestras dificultades".

"Queridos amigos, la devoción a la Virgen es un elemento importante de la vida espiritual. En nuestra oración no dejemos de dirigirnos confiados a Ella. María no dejará de interceder por nosotros ante su Hijo", recordó Benedicto XVI.

Para concluir el Papa exhortó a contemplara a la Madre de Dios y a imitar "la fe, disponibilidad plena al proyecto de amor de Dios, la generosa acogida de Jesús. Aprendamos a vivir, siguiendo el ejemplo de María. Es la Reina del cielo cerca de Dios, pero también es la madre cercana a cada uno de nosotros, que nos ama y escucha nuestra voz. Gracias por vuestra atención".

Etiquetas: Benedicto XVI, Vaticano, audiencia general, Virgen María

Videos destacados

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)