Cargando...

Desde Saltillo (México)

Líderes de grupo gay explican su postura frente a enseñanzas de la Iglesia

P. Roberto Coogan, fundador de San Elredo (en la foto a la derecha)
P. Roberto Coogan, fundador de San Elredo (en la foto a la derecha)

REDACCIÓN CENTRAL, 21 Mar. 11 / 09:50 am (ACI).- Los dos dirigentes de grupo gay San Elredo de la diócesis de Saltillo (México), señalaron en conversaciones con ACI Prensa que este grupo se considera plenamente católico y cuenta con el apoyo del Obispo de esta diócesis del norte de México, Mons. Raúl Vera; pese a sostener principios que se encuentran en contradicción con las enseñanzas de la Iglesia.

ACI Prensa se puso en contacto con el P. Robert Coogan y Noé Ruiz Malacara, respectivamente Fundador y Coordinador del grupo LGTB, luego que éstos publicaran en el sitio web de la diócesis de Saltillo sendos comunicados críticos (aquí los enlaces 1 y 2) a la noticia que ACI Prensa publicó informando sobre la postura de este grupo y el respaldo de Mons. Vera a un "Foro de la Diversidad", que promueve el estilo de vida homosexual.

Durante la extensa conversación con ambos, que ACI Prensa ofrece en su totalidad, Ruiz Malacara pidió que "ustedes (ACI Prensa) pidieran una disculpa y que mandaran una disculpa por medio de su sitio, porque no se me hace justo eso, el hecho de haber sacado notas de Internet y haberlas puesto en un contexto homofóbico".

Más adelante, el Coordinador de San Elredo explicó el objetivo del grupo LGTB indicando que "nosotros estamos luchando por una aceptación de la gente para dignificar a las personas, no estamos luchando porque en la Iglesia se cambien los preceptos ni se cambien los conceptos que son milenarios y que desde siempre lo hemos sabido".

"Don Raúl Vera –agregó– es una de las personas que apoyan a la Comunidad, no por el hecho de ser una comunidad gay ni porque vayamos a escandalizar ni nada de eso, sino desde el punto de vista humanístico, es un defensor de derechos humanos, y lo que menos quiere es que la gente sufra, y sufra discriminación y uno de los sectores que sufrimos discriminación somos nosotros como homosexuales".

"Aquí en la diócesis de Saltillo, don Raúl nos ha hecho parte de la misma y nos ha apoyado con sus enseñanzas y también nos ha jalado las orejas, también nos dice que hay preceptos de la Iglesia que no se pueden cambiar".

Sobre el Foro de la Diversidad, el Coordinador de San Elredo explicó que se trata de "un foro de información hacia la comunidad en general, cristianos o no cristianos, católicos o no católicos, quien quiera conocer más acerca de lo que hace la comunidad gay".

"El propósito de este tipo de charlas es que la gente conozca que entre dos mujeres, dos hombres, pueden criar un hijo y viven de lo más normal y de lo más común. Hay gente que tiene niños y los cuida la abuela y la madre y no por eso quiere decir que van a ser gays, sino darle un punto de vista diferente al que todo el mundo tenemos acerca de la maternidad o la paternidad. No atentando contra la familia y no atentando contra los principios familiares, sino darles una opción de que las familias homoparentales son igual que las familias heterosexuales", señala.

Respecto del celibato en las relaciones homosexuales, el dirigente señaló que "hay mucha gente que prefiere el celibato, pero hay otra gente que quiere ejercer su sexualidad…nosotros no podemos mandar en su vida privada ni nada, nosotros lo único que hacemos es acercarlos a Dios".

Finalmente, quiso dejar sentado que "somos católicos, somos cristianos, creemos en el Evangelio y somos parte de una creación divina, Dios no se equivoca al crear a las personas y tampoco se equivocó al crearnos a nosotros".

Habla el P. Coogan

El P. Coogan, por su parte, explicó que las enseñanzas de Catecismo sobre la homosexualidad son correctas, pero que para trabajar con las personas con atracción hacia personas del mismo sexo, "es necesario ir más allá del Catecismo". "Algo que la gente siempre quiere es que la Comunidad San Elredo diga a los homosexuales que el acto homosexual siempre es pecado grave… La gente que nos ataca quiere que digamos a la gente homosexual que no podemos tener relaciones. Siempre nos quieren decir eso".

"Por ejemplo –explica– si alguien tiene una enfermedad y va al doctor, y el doctor dice a la persona no puedes comer eso, no puedes comer otro, no puedes comer, y te da una lista de cosas que no puede comer la persona, la pobre persona dice pues voy a morir de hambre. Entonces, una enseñanza negativa no es una enseñanza. No hay que decir a personas con esta orientación lo que no deben de hacer, sino ayudar a las personas a encontrar dónde construir su vida. Como el médico que está prohibiendo un montón de alimentos tiene un deber de dar a la persona un menú que puede seguir y un menú variado. De la misma manera la Iglesia, como Iglesia tenemos un deber de ampliar la enseñanza. ¿Cómo puede una persona con orientación hacia el mismo sexo encontrar una vida plena? Y la única respuesta que ofrece el Catecismo es decirles que vivan el celibato y eso no es adecuado".

El P. Coogan señala luego que la enseñanza del Catecismo, por tanto, "no es suficiente", porque "no está dirigida a estas personas, está dirigida al mundo entero. Para las personas que viven esta realidad, hay que caminar con estas personas, ayudando a estas personas a sanar el autoestima dañada por un mundo intolerante".

En la entrevista el sacerdote reafirma que el grupo San Elredo se basa en la convicción de que la homosexualidad "es una orientación permanente. O sea empieza a muy tierna edad y es permanente, como se escribe con la mano derecha o la mano izquierda, es algo innato en la persona". Sostiene, además que esta afirmación es científica.

Respecto a si "los homosexuales son creados así por Dios ", como afirma en el escrito publicado en la página web de la diócesis de Saltillo como queja a la nota original de ACI Prensa, el P. Coogan insiste que la homosexualidad "no es una maldición, es una distinción, es parte de la diversidad de la creación de Dios. ¿Tú quieres decir a Dios que está equivocado en su creación? El que está equivocado es una sociedad que discrimina en contra de homosexuales, no ser homosexual sino discriminar en contra de homosexuales, eso es el pecado, como dice el Catecismo".

La homosexualidad "no es una tendencia, es una orientación innata en las personas, eso es lo que está diciendo la ciencia. La Iglesia hasta la fecha sigue examinando la evidencia que está promoviendo la ciencia y todavía no la ha abrazado, está bien, no hay problema, pero en atender a personas con esta orientación hay que tomar una postura y nosotros tomamos esta postura".

Respecto a la responsabilidad moral de las personas homosexuales que tienen relaciones sexuales, el P. Coogan señala que "culpabilidad moral, en la tradición más antigua de la Iglesia… está afectada por la libertad de la persona… si no hay libertad no hay culpabilidad, el niño que tira una pistola no tiene culpabilidad, entonces si hay personas que están sujetos a la ira de la sociedad, ¿qué tanta libertad tienen? Si tienen miedo de decir a sus padres de su orientación, porque temen que sus padres los van a correr de la casa, ¿qué tanta libertad tienen en sus vidas?".

La Comunidad San Elredo, es "un lugar donde se recibe a estas personas… donde se escapa de la sociedad que siempre está dispuesta a criticar, siempre está dispuesta a atacar y pocas veces está dispuesta de ayudar". "Como este artículo que ustedes pusieron (que) fomenta la animosidad en contra de estas personas, ¿cómo se defiende de eso usted? Usted puede ser responsable o el que escribió este artículo puede ser responsable de que alguien golpee a una persona por su orientación, ¿cómo se defiende eso? ¿Diciendo que el Papa se esforzó por hablar en contra de homosexuales? El Papa no lo hizo".

"Los homosexuales están acostumbrados a escuchar que están mal, que la Iglesia no los quiere, que están destinados al infierno y otras enseñanzas de odio, ¿pero el recogimiento? ¿Alguien que dice que son una bendición para el mundo? Lo que Dios crea es una bendición para el mundo, los homosexuales son una bendición para el mundo, el mundo no puede existir sin homosexuales, no puede sobrevivir. Dios en su sabiduría creó la diversidad", agrega.

En la entrevista el sacerdote reitera su apoyo a la legalización de la unión de personas del mismo sexo, así como a la adopción de niños por parte de parejas homosexuales, señalando que "es intolerancia de parte de la sociedad que hace que haya un prejuicio en contra de la capacidad de homosexuales de cuidar a niños".

Hoy en día, precisa el sacerdote, "nos toca preguntar cuáles son los fines legítimos de la orientación hacia el mismo sexo, tiene fines, ¿por qué existe? ¿por qué Dios lo creó? Y no tenemos una enseñanza en esta área todavía, vamos a tener, hay filósofos trabajando en eso, pero no tenemos una respuesta todavía, cuáles son sus fines".

La enseñanza de la Iglesia sobre la Homosexualidad

La enseñanza católica respecto de la homosexualidad está resumida en tres artículos del Catecismo de la Iglesia Católica; 2357, 2358 y 2359. En estos artículos la Iglesia enseña que:

Los homosexuales "deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta".

La homosexualidad, como tendencia es "objetivamente desordenada", que "constituye para la mayoría de ellos (los homosexuales) una auténtica prueba".

Apoyado en la Sagrada Escritura "la Tradición ha declarado siempre que "los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados", "no proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual" y por tanto "no pueden recibir aprobación en ningún caso".

"Las personas homosexuales están llamadas a la castidad" y "mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana".

Para leer las entrevistas completas, ingrese a: http://www.aciprensa.com/Docum/documento.php?id=357

Etiquetas: Aborto, lobby gay, Mons. Raúl Vera, homosexualidad

Videos destacados