Cargando...

El Papa: No hay oración estéril y Jesús con la Iglesia en sus manos las escucha

El Papa: No hay oración estéril y Jesús con la Iglesia en sus manos las escucha

VATICANO, 05 Sep. 12 / 10:03 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Benedicto XVI explicó esta mañana que ninguna oración por más solitaria o aislada que sea permanece estéril, ya que Jesús que tiene en sus manos a toda la Iglesia de todos los tiempos, la escucha con amor.

Ante miles de fieles reunidos en el Vaticano para la audiencia general, el Papa reflexionó sobre la oración en la primera parte del último libro de la Biblia, el Apocalipsis, y resaltó que la asamblea que ora muestra tres actitudes que los cristianos deben vivir cuando rezan.

En español, Benedicto XVI explicó que "la primera pone en evidencia que la oración debe ser ante todo alabanza a Dios por su amor, por el don de Jesucristo, que da fuerza, esperanza y salvación. La segunda fase asevera que la oración profundiza la relación con Jesucristo, asumiendo gradualmente una actitud contemplativa".

"Y la tercera fase señala que la Iglesia en oración, acogiendo la palabra del Señor, se transforma y recibe aliento para el arrepentimiento, la conversión, la perseverancia, el crecimiento en el amor y la orientación para el camino".

En italiano el Papa señaló que "el libro del Apocalipsis nos presenta una comunidad reunida en oración, porque es en la oración donde experimentamos cómo aumenta la presencia de Jesús en nosotros. Cuanto más y mejor oramos, con constancia e la intensidad, más nos asimilamos a Él, y Jesús realmente entra en nuestra vida y la guía, dándole alegría y paz".

"Y cuánto más conocemos, amamos y seguimos a Jesús, más sentimos la necesidad de quedarnos en oración con él, recibiendo serenidad, esperanza y fuerza en nuestra vida", añadió.

Sobre la primera fase, el Santo Padre dijo que "nuestra oración debe ser, sobre todo, escuchar a Dios que nos habla. Sumergidos en tantas palabras, no estamos acostumbrados a escuchar, sobre todo a ponernos en la disposición interior y exterior del silencio, para estar atentos a lo que Dios nos quiere decir".

"Estos versículos nos enseñan que nuestra oración, a menudo sólo de pedidos, debe ser, ante todo de alabanza de Dios por su amor, por el don de Jesucristo, que nos ha traído la fuerza, la esperanza y la salvación", agregó.

El Papa subrayó luego otro "la oración constante despierta en nosotros el sentido de la presencia del Señor en nuestra vida y en la historia; su presencia nos sostiene y nos da una gran esperanza en medio de la oscuridad de ciertos acontecimientos humanos".

"Además, toda oración, incluso aquella en la soledad más radical, no es nunca aislada ni estéril; es la linfa vital para alimentar una existencia cristiana cada vez más comprometida y coherente”, precisó.

Sobre la segunda fase el Papa resalta tres elementos simbólicos que muestran lo que hace Jesús resucitado por la Iglesia: "la mantiene firmemente en su mano derecha (una imagen muy importante que muestra que Jesús tiene la Iglesia en su mano); le habla con la fuerza de penetración de una espada afilada; y le muestra el esplendor de su divinidad: ‘Su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza’".

Comentando la experiencia profunda que San Juan experimentan ante esta realidad que hacen que caiga desmayado y que Jesús ponga en su rostro su mano derecha, Benedicto XVI dijo que "así será también para nosotros. Somos amigos de Jesús. La revelación de Dios resucitado, de Cristo resucitado no es una cosa terrible, sino el encuentro con el amigo".

"Incluso la Asamblea vive con Juan el momento particular de la luz delante del Señor, unido, sin embargo, a la experiencia del encuentro diario con Jesús, experimentando la riqueza de contacto con el Señor, que llena todos los espacios de la existencia".

Sobre la tercera fase, el Pontífice explica que Jesús da un mensaje dirigido a las siete iglesias situadas en Asía Menor alrededor de Éfeso, con el que hace "una apremiante invitación: ‘Conviértete’; ‘conserva firmemente lo que ya posees’; ‘observa tu conducta anterior’; ‘¡Reanima tu fervor y arrepiéntete!’".

"Esta palabra de Jesús, se escucha con fe, inicia rápidamente a ser eficaz: la Iglesia en oración, acogiendo la palabra del Señor viene transformada. Todas las Iglesias deben disponerse en atenta escucha al Señor, abriéndose al Espíritu como Jesús pide con insistencia repitiendo este mandamiento siete veces", afirma el Papa.

En español, el Santo Padre resalta finalmente que "mientras más oremos, con constancia e intensidad, mejor nos asimilaremos a Jesús, y Él entrará en nuestra existencia y la guiará, colmándonos de alegría y paz. Muchas gracias".

Etiquetas: Benedicto XVI, Catequesis, audiencia general

Videos destacados

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)