Cargando...

El Papa a jóvenes: Sean testigos de la alegría, el perdón y la paz de Cristo en el Líbano

El Papa a jóvenes: Sean testigos de la alegría, el perdón y la paz de Cristo en el Líbano

BEIRUT, 15 Sep. 12 / 12:20 pm (ACI/EWTN Noticias).- En su discurso a los más de 25 mil jóvenes que se encontraron con él esta tarde (hora local) en el Líbano, el Papa Benedicto XVI los animó a ser testigos y mensajeros de la alegría de Cristo, así como promotores de la paz y la reconciliación a través del perdón.

A las 6:00 p.m. (hora local), el Papa llegó al Patriarcado Maronita de Bkerké, en donde se encontró con miles de jóvenes, además de otros miles de religiosos y seminaristas. En el encuentro había también jóvenes musulmanes y un grupo de jóvenes refugiados de Siria, quienes participaron de la Celebración de la Palabra.

Benedicto XVI escuchó el testimonio de algunos muchachos sobre la vida cristiana en ese país. Una de ellos le dijo al Papa: "Santidad, su presencia en el Líbano, no obstante nuestra situación, es una desafío a la lógica de la guerra y la desesperación. Es un signo de paz y de esperanza".

En su discurso, el Santo Padre dijo a los jóvenes: "queridos amigos, vosotros vivís hoy en esta parte del mundo que ha visto el nacimiento de Jesús y el desarrollo del cristianismo. Es un gran honor. Y es una llamada a la fidelidad, al amor por vuestra región, y especialmente a ser testigos y mensajeros de la alegría de Cristo, porque la fe transmitida por los Apóstoles lleva a la plena libertad y al gozo, como lo han mostrado tantos santos y beatos de este país. Su mensaje ilumina la Iglesia universal".

El Pontífice hizo luego un recuento de los desafíos que enfrentan los jóvenes de hoy y afirmó que "ni siquiera el desempleo y la precariedad deben incitaros a probar la ‘miel amarga’ de la emigración, con el desarraigo y la separación en pos de un futuro incierto. Se trata de que vosotros seáis los artífices del futuro de vuestro país, y cumpláis con vuestro papel en la sociedad y en la Iglesia".

"Tenéis un lugar privilegiado en mi corazón y en toda la Iglesia, porque la Iglesia es siempre joven. La Iglesia confía en vosotros. Cuenta con vosotros. Sed jóvenes en la Iglesia. Sed jóvenes con la Iglesia. La Iglesia necesita vuestro entusiasmo y creatividad".

Benedicto XVI exhortó a tener la "delicadeza y la rectitud de los corazones puros. Como el beato Juan Pablo II, yo también os repito: ‘No tengáis miedo. Abrid las puertas de vuestro espíritu y vuestro corazón a Cristo’. El encuentro con él ‘da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva’".

"En él encontraréis la fuerza y el valor para avanzar en el camino de vuestra vida, superando así las dificultades y aflicciones. En él encontraréis la fuente de la alegría. Cristo os dice: «Salami ?-t?kum». Aquí está la revolución que Cristo ha traído, la revolución del amor".

El Papa alertó luego que "las frustraciones que se presentan no os deben conducir a refugiaros en mundos paralelos como, entre otros, el de las drogas de cualquier tipo, o el de la tristeza de la pornografía. En cuanto a las redes sociales, son interesantes, pero pueden llevar fácilmente a una dependencia y a la confusión entre lo real y lo virtual".

"Buscad y vivid relaciones ricas de amistad verdadera y noble. Adoptad iniciativas que den sentido y raíces a vuestra existencia, luchando contra la superficialidad y el consumo fácil. También os acecha otra tentación, la del dinero, ese ídolo tirano que ciega hasta el punto de sofocar a la persona y su corazón. Los ejemplos que os rodean no siempre son los mejores".

Benedicto XVI pidió a los jóvenes ser "portadores del amor de Cristo. ¿Cómo? Volviendo sin reservas a Dios, su Padre, que es la medida de lo justo, lo verdadero y lo bueno. Meditad la Palabra de Dios. Descubrid el interés y la actualidad del Evangelio. Orad. La oración, los sacramentos, son los medios seguros y eficaces para ser cristianos y vivir «arraigados y edificados en Cristo, afianzados en la fe» (Col 2,7)".

Cristo, dijo el Papa, "os invita a hacer como él, a acoger sin reservas al otro, aunque pertenezca a otra cultura, religión o país. Hacerle sitio, respetarlo, ser bueno con él, nos hace siempre más ricos en humanidad y fuertes en la paz del Señor. Sé que muchos de vosotros participáis en diversas actividades promovidas por las parroquias, las escuelas, los movimientos o las asociaciones. Es hermoso trabajar con y para los demás. Vivir juntos momentos de amistad y alegría permite resistir a los gérmenes de división, que constantemente se han de combatir".

El Pontífice recordó luego que Cristo ha vencido al mal "tomándolo sobre sí y aniquilándolo en la cruz mediante el amor vivido hasta el extremo. Descubrir de verdad el perdón y la misericordia de Dios, permite recomenzar siempre una nueva vida. No es fácil perdonar. Pero el perdón de Dios da la fuerza de la conversión y, a la vez, el gozo de perdonar. El perdón y la reconciliación son caminos de paz, y abren un futuro".

El Papa también saludó a los musulmanes presentes y les pidió construir el futuro del Líbano y de Medio Oriente junto a los cristianos: "es necesario que todo el Oriente Medio, viéndoles, comprenda que los musulmanes y los cristianos, el Islam y el Cristianismo, pueden vivir juntos sin odios, respetando las creencias de cada uno, para construir juntos una sociedad libre y humana".

A un grupo de jóvenes sirios el Papa dijo que admira "vuestra valentía. Decid en vuestras casas, a vuestros familiares y amigos, que el Papa no os olvida. Decid en vuestro entorno que el Papa esta triste a causa de vuestros sufrimientos y lutos. Él no se olvida de Siria en sus oraciones y es una de sus preocupaciones. No se olvida de ninguno de los que sufren en Oriente Medio".

"Es el momento en que musulmanes y cristianos se unan para poner fin a la violencia y a la guerra", precisó.

"Esta tarde, confiamos a la Virgen María y al Beato Juan Pablo II, que me precedió aquí, vuestras vidas, las de todos los jóvenes del Líbano y de los países de la región, especialmente de los que sufren la violencia o la soledad, de los que necesitan consuelo. Que Dios os bendiga a todos", concluyó.

Para leer el discurso completo ingrese a: http://www.aciprensa.com/noticias/texto-discurso-a-los-jovenes-del-libano/

Etiquetas: Benedicto XVI en Líbano

Videos destacados

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)