Cargando...

Venezuela

Anciano Obispo con cáncer pide a Chávez extirpar soberbia y odio para llegar al reino de Dios

Mons. Eduardo Herrera Riera.
Mons. Eduardo Herrera Riera.

CARACAS, 19 Abr. 12 / 06:02 am (ACI/EWTN Noticias).- El Obispo Emérito de Carora (Venezuela), Mons. Eduardo Herrera Riera, que padece un cáncer terminal, envió una carta pública al presidente Hugo Chávez exhortándolo a dejar la soberbia, arrepentirse de sus pecados y reparar las injusticias, si desea compartir la "felicidad eterna en el Reino de nuestro Dios y Señor".

En la carta, el Prelado le recuerda a Chávez que no basta decir "Señor, Señor" para entrar al Cielo, sino actuar según la voluntad de Dios y reparar el daño cometido, que en su caso va desde los encierros injustos, las expropiaciones ilegales y "su inexplicable prédica de odio y de violencia" que han llenado de sangre a Venezuela.

El Obispo Emérito advierte al Presidente venezolano que estas injusticias han sido impulsadas por la soberbia, el pecado que condenó a Luzbel, hoy conocido como Satanás.

A continuación la carta completa que Mons. Herrera dirigió a Hugo Chávez con fecha 9 de abril:

"Señor comandante Hugo Chávez Frías. Presidente de la República.

Se dirige a usted este anciano obispo emérito de Carora, con 84 años acuesta, que además padece las graves consecuencias de un fuerte tratamiento de quimioterapia y de radioterapia, que me han dejado extremadamente débil por haber rebajado 16 kilos de peso.

Soy como un esqueleto ambulante, que no se puede movilizar por sí solo, llevándome siempre en silla de ruedas. Todo eso me da la seguridad de que mi muerte está muy cercana. De todo esto podrá deducir la sinceridad y el sano deseo que me mueven para hablarle con la mayor claridad...

Hay una frase de Jesús en el Evangelio, que por cierto la acaba de citar el Cardenal Urosa en Televisión, que dice: ‘No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre Celestial’. Usted ha dado diversas demostraciones de fe y de confianza en Dios, llamándolo "Diosito mío", abrazando y besando crucifijos, visitando el santuario del Santo Cristo de La Grita y muchas otras cosas por el estilo.

Si todo eso se hace con sinceridad, es muy laudable y se lo aplaudo; pero, lamentablemente, eso no basta para recibir el perdón de Dios y entrar en el reino de los cielos. Es estrictamente necesario, además, reparar el mal y las injusticias que se le han causado a las personas y a las instituciones, y que usted llevado por su soberbia, las ha cometido en innumerables ocasiones.

‘El gran pecado’ llama la sagrada escritura a la soberbia, y eso fue lo que llevó al bellísimo y poderoso arcángel Luzbel a rebelarse y querer emular el poder de Dios, alzándose contra Él, junto con un grupo de ángeles que le siguieron en su loca empresa. Pero Dios envió contra ellos al poderoso arcángel San Miguel, que les presentó batalla y los venció enviándolos a los terribles y eternos sufrimientos del infierno. Desde entonces Luzbel, que ahora se llama Satanás y que no ha perdido sus dotes de inteligencia y poder, no cesa de trabajar por llevar a su reino a todos los humanos que desprecian el infinito amor y misericordia de nuestro padre Dios.

Como le decía, señor Presidente, usted ha cometido muchas y muy graves injusticias. Sólo para recodarle algunos casos más emblemáticos: La injusta prisión de María de Lourdes Afiuni y la de los tres comandantes de la policía; y así como ellos, innumerables casos más que han hecho sufrir muy gravemente a ellos y a sus familias.

Todo eso debe y puede ser reparado con una orden suya, que estoy cierto se cumpliría de inmediato de abrir las puertas de las prisiones a todos los presos políticos y, además, las puertas del país a todos los exiliados que se han visto obligados de abandonar su patria huyendo de las casi seguras represalias que Ud. les causaría.

Otro gravísimo pecado que Ud. ha cometido, Sr. Presidente, han sido las expoliaciones o robos, como se lo dijo claramente María Corina Machado. Llevado por su misma soberbia. Ud. como Júpiter tronante decía: ‘Exprópiese, exprópiese’, sin tomar para nada en cuenta las leyes que rigen en esta materia, es decir: un previo evalúo, un acuerdo con el o los interesados y un justo pago de los bienes expropiados.

Si Ud. quiere el perdón de Dios debe reparar y pagar sin demoras a los cientos de afectados, bien sean personas particulares o instituciones.

Hay, además, Presidente, otro mal tremendo que le ha causado al país: Su inexplicable prédica de odio y de violencia que le han proporcionado a casi todas las ciudades de nuestra patria ese doloroso río de sangre que diariamente corre por nuestras calles.

Usted como Jefe del Estado, es el que tiene la gravísima obligación, en primerísimo lugar, de procurar la paz y la seguridad de los venezolanos, empezando por todo aquel que posea un arma ilegalmente; atacando con firmeza y decisión a todos los grupos violentos, después de un estudio serio realizado y llevado a cabo por técnicos en la materia que los hay muy buenos en el país. Lamentablemente usted ha sido muy débil y descuidado en enfrentar ese gravísimo problema. Si no se enfrenta con decisión y valentía a solucionar ese terrible mal, también Dios le pedirá cuentas de su negligencia.

Habría, señor Presidente, algunos otros pecados sobre los cuales debería llamarle la atención, pero no quiero terminar sin hacerle ver su culpa en su inexplicable negligencia de enfrentar con decisión la horrorosa corrupción que asola a Venezuela, tanto es así que muchos piensan en su complicidad en esos hechos.

De allí se deriva la venalidad de la mayoría de los jueces que dictan sentencias injustas, las decisiones tomadas por los altos poderes del Estado que maneja a su leal saber y entender sin control ni respeto a la Constitución y a las leyes. De todo eso le tomará cuenta Dios, si Ud. no corrige de inmediato esas graves faltas.

Le dirijo esta ya larga carta, públicamente, porque quiero que la lean también sus seguidores. También ellos, si quieren salvar sus almas, tienen la gravísima obligación de pedir con la mayor sinceridad de sus corazones el perdón de Dios y de reparar todas las tropelías e injusticias cometidas.

Como podrá apreciar, mi estimado Presidente, le he hablado, quizás con mucha rudeza, pero con el mejor y más santo deseo de que algún día nos encontremos gozando de la felicidad eterna en el Reino de nuestro Dios y Señor.

Atentamente,

+Eduardo Herrera Riera

Obispo Emérito de Carora

C.I. 650.501

"Por mi vida, dice el Señor, que yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que del malvado cambie de conducta y viva"

Ez. 33, 11

Videos destacados

Publicidad Adslivemedia.com
(¿Qué es esto? / Reportar anuncio inadecuado)