Nostalgia de Dios y Semana Santa

Durante los días de Semana Santa, diversos diarios peruanos publicaron columnas de opinión en las que conocidos personajes revelaron una nostalgia de Dios que sorprendió a los lectores habituados al sarcasmo y los ataques contra la fe que suelen abundar en estas fechas.

Beto Ortiz, uno de los periodistas más famosos y polémicos del país, escribióuna columna para el diario Perú.21 titulada “Carta a Don Dios” que se convirtió en la pieza de prensa más leída del Domingo de Resurrección gracias a su viral difusión en las redes sociales.

En el texto, por momentos irreverente, Ortiz –que para muchos de sus seguidores era un no creyente– se declara ahora “admirador secreto de Dios” y conmovido ante la perfección de la creación que contempló desde las alturas de Machu Picchu, compartió su anhelo de encontrar respuestas.

“No sé si estés o te hayas ido pero prefiero equivocarme escribiéndole a quien no le importo que equivocarme no escribiéndole a alguien a quien sí. Y ya que nos hemos tardado tanto en fumar la pipa de la paz, hagamos que valga la pena y cantémonos todos los salmos de una vez”, afirma.

“Señor, señor del altar mayor. Señor ten piedad de tu hijo que es miope, asmático, neurótico, hipotiroideo. Señor, no soy digno de que entres en mi casa pero siempre podemos sentarnos a conversar en un café”, agrega.

Tras reconocerse “en falta” con Dios ante “todas las maravillas que últimamente me caen del cielo“, el periodista le da las gracias “porque hoy subí con dolor hasta la cumbre del Huayna Picchu y, con el corazón en la boca, con el sudor mezclándose en los ojos con las lágrimas, contemplé tu creación. Y vi que todo lo que habías hecho era bueno. Por ejemplo, el silencio, el dolor, los besos, mis padres, la risa, mi país. Y vi que todo lo que habías hecho era bueno. Por ejemplo, yo”.

Un día antes, la revista Somos del diario El Comercio, sorprendió a los lectores con un artículo del comunicador Carlos Galdós, conocido por su abierta irreverencia y sarcasmo en los temas más serios, titulado “¿Existes?”, donde da cuenta de su desconocida y ahora intensa búsqueda de Dios.

“Solo tú sabes Dios cuánto te vengo buscando, en todos lados, en iglesias evangélicas, carismáticas, pentecostales, en ayahuasca, en conversaciones con sacerdotes a quienes considero tipos muy inteligentes, en libros, en el silencio, en el yoga, cuando nado, en mi depresión, meditando, bailando, te sigo buscando…..y por favor no mandes más emisarios que me digan ‘Dios está en una flor’, ‘está en tus amigos’, ‘está en el amor’, ‘Dios usa las enfermedades de otros para que lo busques’. No me digan eso por favor que me enferma más”.

“Si existes, gracias por lo que me toca, sana a mis amigos y a sus seres queridos y desinfecta un poco el mundo. Te sigo buscando y para ser sincero a veces siento que nos cruzamos…ven y quédate en mí ya”, concluye el artículo.

Y no podían faltar

Este año, la acostumbrada hostilidad contra la Iglesia Católica ocupó un segundo plano. El diario La República publicó una columna del periodista Renato Cisneros del Grupo RPP, titulada “Sábado sin Gloria”, en la que asegura creer en Dios al tiempo que desprecia la naturaleza católica de la Semana Santa.

Cisneros, que desde su espacio radial en la estación Oxígeno del Grupo RPP hace unos meses acusó a la Iglesia de ser la principal violadora de “los derechos humanos del mundo”, describe su “fe” en términos de oposición al catolicismo que alguna vez profesó, repitiendo clichés.

“Creo en Dios pero no en la Iglesia. Creo en la historia pero no en la Biblia. Creo en la fe pero no en el Papa. Creo en la comunidad, no en la Misa. Eso sí: creo mucho en el Vaticano, pero no como feligrés, sino como turista”, comienza su columna.

“Y creo finalmente que este es el feriado de la hipocresía máxima, porque la conversión dura en el alma lo mismo que en la mesa un magro filete de bacalao”, concluye el autor. Un lector que se declara ateo, recuerda en los comentarios de la versión on line del diario, que Cisneros fue su catequista de confirmación.

Un día antes, el Viernes Santo, el diario El Comercio incluyó en su página editorial una columna titulada “Reflexiones de Semana Santa”, escrita por el bloguero José Alejandro Godoy, que alcanzó cierta notoriedad en el año 2010 por haber sido condenado y luego absuelto en un caso de difamación.

Godoy, que se declara católico y se presenta como investigador del Instituto de Derechos Humanos de la polémica Pontificia Universidad Católica del Perú (PUPC), parte de un elogio al padre de la Teología de la Liberación Marxista, Gustavo Gutiérrez, para reclamar a la Iglesia que cambie sus enseñanzas sobre la anticoncepción, mientras la acusa de insistir “en tutelar las políticas de Estado en materia de salud reproductiva” y hasta de violar “la Constitución en lo que se refiere a su laicidad”.

El bloguero cuestiona “la forma de transmitir la religión”, alega que existe una obsesión de los voceros religiosos “con la sexualidad de las personas” y sostiene que la Iglesia debe recoger “el espíritu del Concilio Vaticano II” porque si “no sigue acercándose al mundo, dejará de ser luz en las tinieblas”.

“Algunas confesiones sorprenden por su sinceridad y su apertura; sobre todo cuando los católicos estamos acostumbrados a que la Semana Santa sea ocasión para ofender nuestras creencias”, dice Alejandro Bermúdez, Director de ACI Prensa y conductor del programa apologético “Cara a Cara” en EWTN.

“La buena noticia esta vez ha sido que, junto a los previsibles sujetos como Godoy, que cree que sabe más que el Papa sobre cómo se debe gobernar a la Iglesia, aparece la confesión transparente de otros autores que muestran una verdad eterna: todo ser humano tiene sed de Dios, y no hay mejor momento pare evidenciarlo que la Semana Santa”, agregó.

Etiquetas: ,

Comentarios de Facebook

comentarios