La agenda de los medios para el nuevo Papa

Los cardenales que asistirán al cónclave –que podrían ser menos de 115 de acuerdo a lo explicado esta mañana en Roma por el vocero del Vaticano– se ven bombardeados estos días por una serie de noticias, artículos, entrevistas, etc. en los que los medios de comunicación seculares prácticamente les gritan lo que ellos quieren ver en el siguiente Papa.

Mujeres sacerdotes, matrimonio entre personas del mismo sexo con el aval de la Iglesia, “relajación” de la doctrina católica para permitir el aborto, la anticoncepción, son solo algunos de esos puntos de la agenda que un mundo de espaldas a Dios cree que el nuevo Pontífice debe promover.

Los he leído una y otra vez, he escuchado a los expertos de diversas cadenas televisivas, he escuchado un análisis tras otro sobre las razones detrás de esto: la igualdad de hombre-mujer (perdón, de género, para no ofender a los políticamente correctos), la modernidad, el cambio por el cambio… la adaptación a los nuevos tiempos, y un innumerable etcétera propio de la secularización que expulsó a Dios de todo hace mucho tiempo.

Y es que el problema es relativamente sencillo: los medios simplemente no entienden a la Iglesia. No les cabe en la cabeza o no quieren que les quepa, que no es una institución política, no es una gran ong, no es solo una gran institución humanitaria. No. (Aunque su servicio, por ejemplo en España, le ahorra al estado más de 4 mil millones de euros al año).

La Iglesia es Maestra de humanidad. Es también santa y pecadora. Santa por su origen divino y pecadora porque está formada por nosotros los bautizados que somos pecadores y que también podemos fallar. Pero la Iglesia es fiel a su cabeza, al dulce Señor Jesús. Y eso no se entiende bien en el mundo de hoy… o no se quiere entender.

Como dijo un columnista peruano hace unos días: al final de todo el Señor vence. Dios ya ha logrado la victoria y nos ha dejado una promesa: “las puertas del infierno no prevalecerán”.

Los medios no entienden a la Iglesia… y le gritan su agenda político-social-sexual-moral que ha puesto de cabeza a la sociedad. Ese mundo al que la Iglesia siempre sirve y ama, por encima de todo.

Tres cardenales de Estados Unidos han dado una respuesta clara al asunto: se necesita un Papa santo, que viva profundamente la fe y la comunique, que se faje en la tarea de la nueva evangelización. Esa es la agenda de la Iglesia, señores.

Etiquetas: , ,

Comentarios de Facebook

comentarios